ITALIA : Roma - Acqui


[Volver]

Terremoto en Italia

Carta de las hermanas de Roma

Roma, 31/10/2016

 

Queridas Hermanas, queridos Hermanos,

 

 

De todas partes nos llegan vuestros saludos y la preocupación por nosotras a causa del terremoto en Italia de estos días.

 

De todo corazón muchísimas gracias. Es cierto que esto ha sido un choque para todos.

 

Claro que hemos sentido varias veces los temblores en Roma, pero lo que nos preocupa, y duele es ver a tanta gente que sufre porque ha perdido todo y que tiene que alejarse de su casa. Sin embargo hay una gran movilización y solidaridad. Sigamos acompañándoles de nuestra oración.

 

 El reciclaje cerró sus puertas ayer con una hermosa celebración de clausura.

 

Gracias por habernos acompañado con vuestras oraciones y mensajes.

 

Nuria y Rosangela salieron ayer hacia Filipinas y regresarán el 13 de noviembre. Cuentan con las oraciones de todas.

 

 Con cariño,

 

Vuestras hermanas de Roma

 

Bispo senegalés de visita en la Casa Generalicia - Roma


Maria Julia, Maria Socorro, Maria Lorenza
Maria Julia, Maria Socorro, Maria Lorenza

El cierre de la casa de Paludi que se había anunciado desde hacía ya tiempo tuvo lugar el día 11 de diciembre.

 

La llegada de Justi y Maria Luiza, de Roma con el « Pulmino » permitió una mudanza fácil hasta Roma. A Sor Maria Julia y Maria Lorenza les acompañaran a Acqui y Maria Socorro irá a España.


La fiesta de la Inmaculada fué la mejor ocasión  para la “despedida” cargada de emoción y de dolor por ambas partes.


Durante la Misa solemne de la tarde, sobre todo el Párroco y las diferentes autoridades, se  manifestaron haciendo hincapié sobre la dedicación tan generosa como discreta con la que las Hermanas han trabajado en los diferentes sectores de la Pastoral parroquial recalcando que les parece que no se podrá colmar el vacio que van a dejar..


Nosotras saludamos y agradecimos todo lo bien que se ha portado con nosotras la población de Paludi tan acogedora. Hemos tratado de convencerles a todos para que transformen este momento crucial doloroso, en un salto de calidad  pasando de la dependencia a la responsabilidad, del individualismo a la colaboración, del desaliento a la Misión!


El carisma de Emilie hecho de ardor apostólica, de humildad, de servicio y de proximidad con los más pobres que han apreciado, tanto los que nos rodean como los que están más lejos, lo hemos palpado en el momento de la separación, es nuestra herencia, y con ella podrá continuar nuestra presencia.
Al despedirnos de los habitantes de Paludi que nos ha colmado de regalos, les hemos prometido  que volveremos en MISION ITINERANTE para acompañarles en su camino de crecimiento personal y comunitario.